¿Comemos más invierno?

¡¡Hell yeah!! 

Pues, si que comemos más y tiene un par de explicaciones científicas…y algunas no tan científicas.
La primera de las razones y quizás la más evidente es que al bajar temperatura ambiental, baja nuestra temperatura corporal, y en un afán de recuperar los grados perdidos, nos volcamos a comidas más calóricas. Y claro, es tan fácil sumar calorías con un chocolate que usualmente nos pasamos.
En invierno es normal experimentar, falta de energía, apatía incluso tristeza muchos días, se llama trastorno afectivo estacional y es otra razón por la que, no solo reducimos nuestra actividad, si no que buscamos comfort en la comida.

Ya veis, nos movemos menos, comemos más, nos aburrimos más. Si a esto le sumamos las pocas horas de sol del invierno,  ya tenemos el combo ideal para los kilos extra de la temporada.

La disminución de las horas luz solar no es un detalle menor, no sólo es importante para sintetizar la vitamina D, sino también nos ayuda a regular la serotonina y la melatonina, el sueño y el estado de ánimo. Dos factores muy importante a la hora de controlar el peso corporal.
Así que acá van truquitos para que no nos afecte negativamente el invierno.
  • #1 Exponerse a a la luz solar, sobre todo por la mañana que es cuando tiene mejores efectos. Basta con acercarse a la ventana de casa u oficina al menos 10 minutos al día. ¿Rápido no?
  • #2 Bebidas calientes, té, caldos, son una buena forma de subir la temperatura corporal y mantenerse hidratado. En invierno es bastante sencillo deshidratarse, tenemos menos sensación de sed y tendemos a pensar que necesitamos menos líquidos. A que muchos experimentáis la piel seca, los labios cortados; pues puede deberse a esto. Aquí también voy a mencionar el café, que lo considero un gran aliado en invierno, ayuda a calentarnos y nos da un chute de energía que vale la pena aprovechar.
  • #3 Elegir alimentos ricos en triptófanos, para ayudar a la producción de serotonina y melatonina, estos son pollo, pavo, huevos, tofu espinacas, cereales complejos, avena, arroz integral, chocolate negro😜(me lo agradecen luego). Más Alimentos saludables dejará menos sitio para los no tan saludables.
  • #4 Por último, y el que  lo cambia todo ¡¡Mantente en movimiento, práctica una actividad que te ayude a liberar endorfinas y te mantenga más Feliz!!
Ya veis, si bien puede ser que tengamos una disposición genética aumentar la ingesta para superar el invierno, hay muchos factores que todavía podemos controlar! 
¡Arriba el ánimo ya queda menos para la primavera!

Leave a Reply

es_ESEspañol